Los techos verdes o cubiertas ecológicas actúan como aislantes térmicos, aumentando el confort en el interior del proyecto y reduciendo la amplitud térmica sobre los materiales y el ambiente.


Los techos verdes o cubiertas verdes absorben en gran parte el agua lluvia y el resto la retiene por un tiempo, ayudando a reducir el flujo máximo de aguas pluviales sobre el alcantarillado. Como resultado los techos verdes disminuyen la posibilidad de inundaciones en las ciudades y en la periferia; además actúan como purificadores del aire urbano, restauran la biodiversidad y habilitan espacios sub-utilizados entre muchos otros beneficios.